Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

La magia fue una actividad muy antigua en Egipto, dejándonos numerosos e importantes legados que contribuyen, en buena medida, a la creación de su propia leyenda. Encontrándonos en estos legados con magos, sacerdotes o quizá sabios afanosamente inmersos en un mundo fascinante y oculto.

 

La magia, en el Antiguo Egipto, es fundamentalmente una técnica neutra, un don de los dioses que los hombres pueden utilizar, sea blanca o negra, para luchar contra los acontecimientos adversos. Hasta tal punto que no existía ningún ámbito de cultura egipcia, ni rincón del aparato estatal, que no estuviera impregnado de ella. Así pues, los magos aparecen como especialistas en ciencias ocultas, pero también como personajes de gran conocimiento y cultura, que basan su saber intelectual en el conocimiento y manejo de los textos mágico-religiosos. Prueba de ello es el descubrimiento, en unas dependencias del Ramesseum, la tumba real de Ramsés II, de un cofre conteniendo unos papiros referentes a formulas mágicas acompañados de cuatro marfiles mágicos, un símbolo Djed, una estatuilla de un mono y sobre todo una figura femenina que agarra con ambas manos dos serpientes.

 

Es precisamente la magia la que permite que la medicina de los faraones sea preventiva, en su afán de impedir que la enfermedad se apodere del cuerpo. Cierto es que el medico preparaba la formula, pero esta no serviría de mucho sin el mago que dotara a esa formula de la fuerza necesaria, de un alma. Así fue como médicos y magos se pusieron al servicio de los dioses curativos. El medico-mago egipcio aprendió el poder de la palabra y el rito al mismo tiempo que estudiaba anatomía y plantas medicinales.

 

 

 

 

PAPIROS MAGICOS

 

…De nuevo el mago es llamado a la presencia del faraón y esto es lo que hizo: pronunciando unas palabras mágicas ordena a las aguas que se separen. De este modo el agua, que media doce codos, adquiere una altura de veinticuatro codos, y así logra encontrar la joya perdida en el fondo. El mago pronuncia de nuevo unas palabras y las aguas vuelven a su estado inicial. La joven recupera su sonrisa y con ellas sus compañeras, para satisfacción del soberano.”

 

Aunque este relato nos recuerde en cierta forma a un pasaje bíblico del Éxodo, concretamente al que relata como Moisés separa las aguas del Mar Rojo para liberar a su pueblo. Pertenece al papiro Westcar, textos literarios en los que figuran los magos Djadjaemonkh y Djidi. Cuya redacción parece fijada en el Imperio Medio (XII dinastía ), y cuyos textos cuentan hechos sucedidos durante la VI dinastía, gobernando Snefru, sucesor e hijo de Kéops.

 

 

Otro papiro, el llamado Vandiel ( siglos VI-V a. de C. ) hace mención de un grupo de magos. Son los denominados hery-tep, “los que portan el ritual” o los encargados de leer los textos rituales, siendo propio este titulo de los sacerdotes dedicados al culto Sekhmet y poseedores de una doble característica: pueden causar mal, pero también pueden sanarlo. Explicación mas que convincente de por que se les conoce, ademas como médicos. Confirmandolo Heródoto cuando afirma: “ Hacia largo tiempo que era habitual encontrar un gran numero de médicos egipcios entre los magos mas reputados “.

 

El llamado “Sacramento de inmortalización” que figura en en el papiro mágico de París, contiene unas enseñanzas de como obtener una revelación oracular mediante el sueño.

 

LOS PAPIROS MEDICOS

 

  • El papiro de Kahun: descubierto en 1889 por Flinders Petri. Contiene 34 secciones sobre obstetricia, ginecóloga y puericultura. Combina las descripciones científicas con las magicas e incluye aspectos de veterinaria, sintomátologia, diagnostico y tratamiento.
  • El papiro de Edwin Smith: adquirido en luxor en 1862. Pese a estar inconcluso, es considerado como la obra más científica de todas las encontradas. Trata fundamentalmente de cirugía, con la descripción de 48 tipos de lesiones desde la cabeza al tórax. Utiliza una historia medica muy similar a la hipocrática: titulo, examen, diagnostico, pronostico y tratamiento.
  • El papiro de Ebers: adquirido también en Luxor. Es el mas completo; mide 20 metros de largo por 0,30 de ancho y contiene 108 paginas dedicadas a medicina interna, aunque también incluye anatomía, fisiología y cirugía. Muchas de las dolencias y drogas descritas aun no han sido identificadas.

  • El papiro de Hearst: descubierto en el curso de una expedición en 1889 en Deir-el-Ballas, en el Alto Egipto. Se le considera un manual de uso para un medico de su tiempo.
  • El papiro de Erman: mezcla la medicina popular y mágica con los apuntes científicos. En el que descansa en el museo de Berlín se hace una referencia a su autor: “ escriba de la sagrada escritura, jefe de los sabios en medicina, Neterhotep”. Es uno de los pocos nombres de médicos egipcios que han quedado para la posteridad.
  • El papiro numero 6 de Cheter- Beatty: primitivo tratado de proctología (afecciones intestinales) que combina magia y ciencia.

 

 

LOS SACERDOTES-MAGOS

 

según testimonia Queremón ( siglo I a. de C. ), sacerdote de Néron, y relata Porfirio, los sacerdotes-magos egipcios eran tenidos como filósofos. Vivían apartados del mundo, meditando, en continua contemplación de los hechos divinos, llevando una existencia pacifica. El mismo Queremón describe su andar pausado, distante, modesto. Precedidos por una estatua de la divinidad a la que veneraban, llevaban las manos ocultas bajo el manto. La simplicidad imperaba en todos los aspectos de su vida: la comida era frugal, les estaba prohibido el vino por levantar dolor de cabeza y alterar los nervios; tampoco podían utilizar el aceite para aderezar las carnes, comer ciertos alimentos como las palomas, las legumbres y algún que otro tipo de pescado. Su cama estaba hecha con trozos de palmera trenzados y la almohada era un trozo de madera semicilíndrica.

 

 

Vivían sin enfermedades, sin amuletos, plenos de fuerza, dispuestos a sobrellevar cualquier carga, por excesiva que fuera. Dedicados por las noches a observar los fenómenos celestes. El resto del tiempo se entregaban a sus estudios de aritmética y geometría. Dado que el sacerdote era el encargado de realizar el culto en nombre del Faraón, y que su trabajo le obligaba a comunicarse directamente con los dioses, la noción de pureza era fundamental.

 

La purificación debía hacerse siempre que hubiera que efectuar un ritual, una vez cada cuatro meses, y consistía en toda abstinencia, sobre todo de índole sexual, así como en un baño de agua fría, nunca helada, repartido cuatro veces durante el día, y en la depilación de todo el vello del cuerpo, incluidas las cejas y las pestañas, “ para que no puedan establecerse en los pelos ningún piojo o cualquier insecto “ ( Heródoto ).

 

La purificación llegaba al extremo de usar, para enjuagarse la boca, una pequeña cantidad de natrón, sustancia utilizada en el proceso de momificación y también el la limpieza cosmética.

 

La visión de estos hombres apartados del mundo y recluidos en los templos fascino a los griegos, según queda reflejado en su literatura: Heródoto, Platón, y posteriormente discípulos suyos como Pitágoras, Solón, Demócrito o Tales hablan entre ellos y se hacen lenguas de la fabulosa antigüedad de Egipto. De hecho, en la mejor época del clasicismo se generalizo la costumbre de mandar a los filósofos griegos a ser iniciados en los secretos egipcios.

 

Fuentes consultadas:

*Revista misterios de la arqueologia.

*Religion y magia en el antiguo Egipto, de David Rosalie

Anuncios

Read Full Post »